En medio del conavirus ¿Cómo orar agradando a Dios?

Mateo 6: 5 – 8 »Cuando oren, no sean como los hipócritas, porque a ellos les encanta orar de pie en las sinagogas y en las esquinas de las plazas para que la gente los vea. Les aseguro que ya han obtenido toda su recompensa. Pero tú, cuando te pongas a orar, entra en tu cuarto, cierra la puerta y ora a tu Padre, que está en lo secreto. Así tu Padre, que ve lo que se hace en secreto, te recompensará. Y al orar, no hablen solo por hablar como hacen los gentiles, porque ellos se imaginan que serán escuchados por sus muchas palabras. No sean como ellos, porque su Padre sabe lo que ustedes necesitan antes de que se lo pidan.
*Oración es conversar con Dios, comunicarse con Dios.
Observaciones a tener en cuenta, en medio de la pandemia, de una oración que agrada a Dios:

  • No es cuestión de si queremos orar o no. Debe ser parte de nuestro diario vivir. (5)
  • No debe ser un medio para contar “lo bueno” que hicimos o que somos.(5b)
    • Debemos ser directos y breves al contarle a Dios nuestra necesidad.
    • La oración debe iniciarse hablando al Padre y terminarse “en el nombre de Jesús”.
    • La oración no se compone de palabras rebuscadas, bonitas.
    • La oración no debe ser una gritería con todos o muchos hablando al mismo tiempo.
    • Hay oraciones que NO son contestadas en el momento porque Dios tiene un propósito más profundo.
    • La oración es una súplica NO una orden a Dios.
  • Cuando ore con honestidad y en secreto, espere recompensa de Dios.
    • Aproveche cuando ore a solas para hacer un trato con Dios.
  • No repetir vanamente, no recitar lo mismo ni usar fórmulas automáticas.(7)
    • Esta enseñanza NO prohibe la perseverancia o persistencia.
    • Jesús repetía sus peticiones. Mateo 26: 44
    • Jesús oraba noches enteras. Lucas 6: 12
  • Dios conoce nuestras necesidades y Él se compromete a suplirlas. (8) Filipenses 4: 19
    • Lo que el ser humano se propone en su corazón es lo que Dios toma en cuenta.
    • Jeremías 17: 10 Yo Jehová, que escudriño la mente, que pruebo el corazón, para dar a cada uno según su camino, según el fruto de sus obras.
    • Hebreos 4: 13 Ninguna cosa creada escapa a la vista de Dios. Todo está al descubierto, expuesto a los ojos de aquel a quien hemos de rendir cuentas. NVI
  • Si en su corazón usted desea dejar lo que le perjudica, Dios responde.
  • Cuente exclusivamente a Dios un hecho que le avergüenza y pídale Su ayuda y perdón.
  • Esta mañana dígale en secreto a Jesús lo que hay en su corazón e implore Su favor divino.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.